Editorial: Para los filipinos estadounidenses, vernos en una película de verano es genial

La historia toma muchas formas. Esta semana, ha significado enviar mensajes de texto a todos mis parientes en el Área de la Bahía, preguntándome cuántos filipinos, y amigos filipinos, puedo llevar al teatro un domingo por la tarde. Después de aproximadamente una hora de enviar mensajes de texto. Pensilvania (Primos), tito Y el titas (tías y tíos), koyas Y el t (cualquier persona mayor que tú), además de recibir llamadas de lolas (abuelas) que se empeñaban en hablar en lugar de enviar mensajes de texto, tenía 76 años.

“Si hubiera más boletos”, escribió Tita Aida, quien, como yo, emigró a la región de la Bahía desde Filipinas en 1993. “¿Puedo obtener tres boletos más?”.

La hija de Aida, Gladys, y mi prima y mejor amiga agregaron: «¡Recupérame con tres boletos!».

Este es un fin de semana principal para los filipinos. Easter, protagonizada por el comediante Joe Coy, llegará a los cines de todo el país y se convertirá en la primera película de estudio importante en Hollywood sobre los filipino-estadounidenses, la población asiático-estadounidense más grande de California y uno de los grupos de inmigrantes más grandes del país.

Parcialmente autobiográfica, la película cuenta la historia de Joe Valencia (Coy), un comediante y actor en apuros que busca un descanso en Hollywood mientras hace malabarismos con sus responsabilidades como padre soltero y el inevitable drama que conlleva tener una familia inmigrante multigeneracional extendida. Al igual que Coy, Valencia es multirracial y lucha con su identidad y lo que significa verse, verse y ser filipino.

La representación importa: así es como un grito de guerra para que Hollywood diversifique las historias que cuenta y vende. Pero en el camino hacia la narración global y la venta de temas globales como el amor, la familia y la pertenencia, podemos perder la noción de los detalles, especialmente cuando se trata de contar las historias de latinos y asiáticos, cuyos números crecientes están desafiando y cambiando la percepción del mundo. Estados Unidos. Unidos como un país en blanco y negro.

READ  La productora dirigida por latinos Exile Content Studio adquiere el líder de podcasts latinoamericanos y españoles, Dixo | un trabajo

Como niño inmigrante en los años 90, mi proceso de asimilación consistió en consumir cada cultura pop que pudiera tragar. Todo fue dicho desde un punto de vista blanco, antes de darme cuenta de que los irlandeses, los italianos y los alemanes eran inmigrantes como yo. Mientras crecía, todos los asiáticos que aparecían en la pantalla eran «All-American Girl», una desafortunada comedia de situación de ABC protagonizada por Margaret Cho, así como un mosaico de actores de diferentes razas que interpretaban al coreano. Era el trozo de queso que nos dieron.

La representación asiático-estadounidense en la pantalla ha recorrido un largo camino desde entonces, desde «Everything Everywhere at Once», hasta «Never Did», «Minari» y todas las adaptaciones animadas de Netflix en vivo. Diáspora asiático-estadounidense, numeración 22 millones de personas de origen inmigrante Volviendo a más de 20 países, ya no se puede negar. Sin embargo, los estadounidenses de origen filipino permanecen fuera del centro de atención, particularmente cuando se trata de producciones de Hollywood.

«Tal vez sea en el teatro o en las publicaciones o en Hollywood: siempre ha habido barreras que los filipinos que quieren contar nuestras historias a nuestra manera han tenido que enfrentar», dijo Patti Navalta, autora del libro.Los oráculos: mis antepasados ​​filipinos en América. «Conocí a Patty en 2000, cuando comencé a trabajar en periodismo. Entonces era editora del San Francisco Chronicle y una de las pocas filipinas que editaba en las redacciones estadounidenses». Esta película representa una oportunidad para más películas, dijo.

Coy dijo que quiere que los filipinos se vean en la pantalla grande. Y chico, estamos en la pantalla, ¿de acuerdo? Coescrita por Ken Cheng, un filipino estadounidense de ascendencia china, la película está llena de referencias culturales, desde Hello Halo, nuestro dulce de nieve favorito, hasta Santa Nino, que decora muchos hogares filipinos, incluido el mío. a Balikbian cuadrado (expatriado) sirve como más que un pilar; El espíritu de cuidado comunitario que invoca el fondo (filipinos aquí en Estados Unidos que cuidan a familiares y amigos que quedaron atrás) se encuentra en el medio del trabajo narrativo.

READ  Martín García García gana el primer premio en el Concurso Internacional de Piano de Cleveland 2021

Mientras miraba la película, tuve que recordarme a mí mismo que estaba viendo a actores filipinos interpretar personajes filipinos, lo que parece un punto obvio, excepto cuando escuchas las historias de veteranos de Hollywood como Tia Carrere y Lou Diamond Phillips.

Phillips se interpreta a sí mismo en la película, y esta es solo la tercera vez que el actor de 60 años, que nació en Subic Bay, no lejos de la ciudad natal de mis abuelos, interpreta a un personaje filipino. En una carrera que abarca casi 40 años, Carrier, de ascendencia filipina, española y china, ha interpretado personajes chinos, vietnamitas y japoneses, pero nunca había sido filipina, hasta esta película, donde interpretó a Tita Teresa.

«¿Cómo te sientes interpretando este papel?», me dijo Carrier después de un espectáculo especial organizado por Gold House, quien dirigió #OroAbierto Movimiento, apoyando las películas asiático-americanas.

Conocí a Koy por primera vez en este programa. He visto todos sus especiales de comedia, como la mayoría de mis familiares, que pueden leer sus chistes, a veces palabra por palabra. Al verlo en persona y disfrutar el momento, te das cuenta de que él se da cuenta de que este momento en Hollywood es mucho más grande que él.

«Cuando miro la pantalla, veo a mi familia», dijo Li Coy. «Veo a mi comunidad. Nos veo a nosotros».

Nos mostró todo el caos de los filipinos en ‘Easter’, que yo y 105 familiares y amigos de familiares veremos en un teatro en Santa Clara, cerca de donde crecí, un domingo por la tarde.

José Antonio Vargas es el fundador de definición americanauna organización de medios sin fines de lucro y autora de «Querida América: notas sobre un ciudadano indocumentado. «

READ  Asunto Delray, recorrido por el parque Flamingo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.