El diputado es pionero en la reforma de la discapacidad en España

El diputado es pionero en la reforma de la discapacidad en España

Imágenes de José Jordán. Vídeo de Thomas Perrotto

Al dirigirse al parlamento regional de Valencia, la confianza de Mar Calceran es sorprendente: es el primer diputado español con síndrome de Down y uno de los pocos elegidos en toda Europa.

Está luchando para cambiar la actitud de la sociedad española hacia las personas con discapacidad, cuya definición formal será modificada en la Constitución el jueves.

Calceran, de 46 años, fue elegido diputado regional de Valencia en septiembre, siendo la primera persona con síndrome de Down elegida en España a nivel regional o nacional.

Elegida diputada por el opositor Partido Popular (PP), de derecha, quiere «cambiar la forma en que la sociedad ve a las personas con discapacidad».

Anuncio – Desplácese para continuar

Ha acogido con satisfacción una inusual medida para enmendar la Constitución española, reemplazando la palabra «discapacitado» («disminuito») por «discapacitado», que será aprobada por el Senado el jueves.

Dijo a la AFP que utilizar el término «disminuido» o su equivalente coloquial «minusvalido» («menos válido») ha sido durante mucho tiempo «un insulto y un insulto a la comunidad de discapacitados».

«Porque no somos 'menos que' ni 'menos válidos'. No somos menos valiosos que otras personas».

Anuncio – Desplácese para continuar

La reforma, que amplía sus derechos, es el tercer cambio de la Constitución española desde su ratificación en 1978 y el primero de carácter social.

«Las palabras importan», dijo, explicando la importancia de «ver a las personas, no a sus discapacidades».

Militante en el PP desde los 18 años, ejerció durante muchos años como funcionario y siempre se ha opuesto a la discriminación que sufre por su condición genética.

Durante cuatro años fue presidente de Assintown, una organización benéfica de la zona de Valencia que ayuda a familias de niños con síndrome de Down.

Calcheren, una ávida corredora a la que le encantaba bailar y que alguna vez trabajó como niñera, dice que su adolescencia estuvo marcada por el «rechazo».

Al crecer, tuvo «conocidos pero nunca amigos porque me miraban de manera diferente y realmente no me consideraban una amiga».

Anuncio – Desplácese para continuar

Su verdadera red de apoyo siempre ha venido de su familia, «que siempre me han apoyado en mis decisiones».

Desde que asumió el cargo, Kalceran ha participado activamente en el Comité Parlamentario para Personas con Discapacidad, lo que, en su opinión, requiere un enfoque «multipartidista» en el sector de la salud, en las familias, en el trabajo y en la educación.

«Aún queda mucho por hacer».

Anuncio – Desplácese para continuar

Según ella, la reforma constitucional es una de las principales prioridades.

Aunque es principalmente simbólico, Galceran lo ve como un paso «justificable» y «necesario», uno que debería haber ocurrido antes.

Hasta ahora, el texto del artículo 49 de la Constitución establece que son competencia de los poderes públicos españoles las políticas que incluyan «el tratamiento, la rehabilitación y la integración de las personas con discapacidad física, emocional y psíquica».

La nueva versión afirma que «las personas con discapacidad tienen derechos» que deben ejercer «en libertad y verdadera igualdad, sin discriminación», y enfatiza la importancia de prestar atención a las «necesidades específicas de las mujeres y niñas con discapacidad».

READ  La ONG pide ayuda para 234 inmigrantes mediterráneos de Francia, España y Grecia

La mayoría de los legisladores españoles aprobaron la reforma en primera lectura el jueves pasado. Sólo los miembros del partido de extrema derecha Vox votaron en contra.

El primer ministro socialista, Pedro Sánchez, calificó la votación como «un gran día para la democracia española» y dijo que «resolvería la deuda moral contraída con más de cuatro millones de españoles».

«Todavía tenemos un largo camino por recorrer para lograr la plena inclusión, abrazar la diversidad que nos define y ver lo que ha sido dolorosamente ignorado durante tanto tiempo», dijo, reconociendo que la reforma estaba «atrasada».

«Lo primero que debemos hacer es pedirles disculpas» por utilizar «una palabra tan ofensiva durante tantos años», afirmó.

Para Kalcheren, el debate sobre el lenguaje debe ir más allá: espera que algún día incluso el término «discapacitado» sea sustituido por «personas con capacidades diferentes».

ctpe/vab/hmw/ds/jj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *