Marco García, quien ha dirigido la radiodifusión de Saints durante 22 años, en honor a sus contribuciones | Rod Walker

Era una fiesta de la que Marco García no estaba seguro.

Sí, sabía que podía manejar la parte moderna de ser un locutor de radio.

Después de todo, ha estado haciendo este papel desde que era un niño, cuando ató una cuerda a una caja para hacer un micrófono para llamar a los partidos de fútbol que se jugaban en las playas de su natal Honduras.

Pero ahora, a 1.000 millas de su casa, le han pedido que juegue fútbol en lugar de fútbol. Y no cualquier fútbol, ​​sino la alineación de la NFL.

En lugar de hablar de fútbol en la playa, ahora se le ha pedido que aborde las tareas de radio en los New Orleans Saints para sus fanáticos de habla hispana.

Dudó cuando se le preguntó en 1996.

«No sé nada de fútbol», respondió García.

Pero Luis, uno de sus hijos, lo convenció de que lo hiciera.

Todavía recuerda el consejo de su hijo de 10 años.

«Papá, sé que puedes hacerlo. Lo haces como en el fútbol».

Así que lo hizo durante 22 años, acortando la brecha entre los santos y los miembros de habla hispana de Who Dat Nation.

Avance rápido 25 años y García se encontró de pie en el escenario en Metairie hablando con un micrófono real en lugar del micrófono improvisado que había hecho cuando era niño. Esta vez, habló como uno de los destinatarios del premio Joe Gemelli «Flor de lis» en el almuerzo de inducción al Salón de la Fama de los Santos. El premio se otorga a personas que han hecho contribuciones significativas a los santos.

READ  El franquiciado de la G League de la Ciudad de México, Capitanes, ha navegado su temporada de debut fuera de México

Las contribuciones de García pueden no haber sido bien conocidas por los fanáticos de los Saints que a lo largo de los años han escuchado a personas como Jim Henderson, Hokie Gajan o Deuce McAllister los domingos por la tarde. Pero para las personas de habla hispana, García demostró ser justo lo que necesitaban.

Hubo un momento en que la mayoría de ellos se parecían mucho a García cuando comenzó, y él no tenía ni idea de la versión estadounidense del fútbol.

Ahora, gracias a García, ese ya no es el caso.

«Puedo decir que es un sueño hecho realidad porque puedo ver cómo se ha desarrollado el fútbol en mi comunidad», dijo García. «Ahora están interesados ​​en los mini-camps, bootcamp, alistamiento, agentes libres, la próxima temporada. A donde vaya, me preguntan por los Saints. Se visten de negro y dorado. Cuando veo eso, digo ‘genial’. Me encanta esto porque después de tantos años, puedo ver resultados ”.

García dice que ha jugado unos 450 partidos. Su primer juego fue un Salón de la Fama de 1996 en Canton, Ohio entre los Saints y los Indianapolis Colts. Casualmente, estos dos equipos jugaron el mismo juego que García siempre tendrá: el Super Bowl XLIV.

«Es algo que todos quieren y esperan cuando estás siguiendo a un equipo», dijo García. «Quieres ganar un campeonato algún día. Así que este es un momento que no puedo olvidar».

García tuvo la oportunidad de realizar su llamada característica, una oda a sus raíces futbolísticas, en ese día histórico en Miami.

«¡Goooool-tooochdownnn Santos!»

Para los santos, ese día fue un sueño hecho realidad.

READ  Misión española lista para funcionar de nuevo - FBC News

Lo mismo puede decirse de García, quien llegó a Estados Unidos a los 24 años en busca de una vida mejor. Ahora tiene 72 años. Su carrera en la radio comenzó en Nueva Orleans cuando consiguió un trabajo leyendo resultados de fútbol latinoamericano. También invitó a partidos de fútbol local en el Estadio Panamericano y presentó un programa de entrevistas en KGLA, que en ese momento era la única estación de radio en español en Nueva Orleans. Al final, llegó a la fiesta que lo ayudó a unirse a la prestigiosa lista de destinatarios de Fleur de Lys de los Saints.

El hijo de García, Marco Garcés Jr., presentó a su padre en la ceremonia que también vio a los ex Saints Gary Evans y Roman Harper incluidos en el Salón de la Fama del equipo.

Pero fue el hijo que no estaba en la fiesta quien hizo posible todo esto. Luis García, quien convenció a su padre de probar el trabajo en primer lugar, murió el 9 de enero de 2010, solo 29 días antes de que los Saints ganaran el Super Bowl.

«No estaríamos aquí de otra manera», dijo García Jr. «Él creyó en mi padre y lo ayudó a aprender el juego. Habría sido su ángel antes de convertirse en el suyo. … Estamos orgullosos como familia. Orgullosos de la comunidad latina, los puentes que construiste y el legado que dejaste». . «

Por eso, un hondureño que llegó a Estados Unidos a perseguir el sueño americano terminó encontrando otro sueño con su último homenaje.

«Cuando me lo dijeron por primera vez, dije ‘¿Tengo un sueño?'», Dijo García. Pero es real «.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *