Repsol construye una planta de biocombustibles avanzados en España


El pasado 7 de marzo, Antonio Brufau, presidente de Repsol, asistió a la presentación inaugural de la construcción de la primera planta de biocombustibles avanzados en la refinería de Cartagena en España. Al acto asistieron Antonio Mestre, Director del Complejo Industrial, y Fernando López Miras, Presidente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, y José Welles, Representante del Gobierno Nacional en la Región de Murcia. , la alcaldesa de Cartagena, Nolia Arroyo y otros representantes de las corporaciones y empresas regionales y locales. Luego de conocer los detalles del proyecto, ingresaron a la planta de tratamiento para visitar el área donde se instalará la planta de tratamiento de agua.

Repsol, con la ambición de convertirse en una empresa de cero emisiones netas en 2050, invertirá 200 millones de libras esterlinas en el proyecto, que ayudará a entregar 250.000 toneladas de biocombustibles avanzados como biodiésel, bioget, bionafta y biopropano. Las modificaciones a los motores existentes en aviones, camiones o automóviles pueden usarse innecesariamente. Estos combustibles ecológicos se fabricarán a partir de residuos y su uso contribuirá a reducir 900.000 toneladas de CO.2 Por año.

El presidente de Repsol prometió: “Con este proyecto, Cartagena se va a integrar en el hub de distribución de productos básicos del presente y del futuro, y en un ejemplo del compromiso de Repsol con el movimiento sostenible”. Antonio Proofa destacó la importancia de apostar por la neutralidad tecnológica para avanzar hacia el objetivo de alcanzar cero emisiones netas en 2050. Hizo un llamado a la administración pública para crear una «regulación funcional, facilitadora, flexible y no discriminatoria». El desarrollo de los planes de futuro, de esta forma sólo “protegerá nuestra economía, industria y empleo”.

Por su parte, el presidente del Gobierno regional, Fernando López Miras, ha señalado que “Repsol representa una apuesta por el progreso, el desarrollo y la sostenibilidad. Cartagena y Repsol han crecido de la mano para crecer más allá de la comprensión. Sumemos la buena noticia de la construcción de una planta de combustible, es una planta sofisticada, un maravilloso ejemplo de lo que se llama economía circular”.

Jose Welles, representante del Gobierno Nacional en la Región de Murcia, ha señalado que «con la construcción de esta primera planta de biocombustibles avanzados, Repsol volverá a ser una de las empresas líderes en la región, generando empleo de calidad y una fuerte inversión, liderando el región en desarrollo tecnológico».

La alcaldesa de Cartagena, Nolia Arroyo, considera que “a partir de hoy es otra gran apuesta industrial de Repsol en Cartagena, por la inversión que supone, el empleo que genera y la actividad que aporta al Valle de Escopiras”. Además, ha destacado que “esto demuestra la aplicación industrial de mucha investigación de vanguardia en la generación de combustible a través del reciclaje”.

READ  Agrisur se expande en España con la adquisición de Idle

Al comentar sobre el proyecto, Antonio Mestre, director de la refinería de Repsol en Cartagena, dijo que la nueva planta era «un claro ejemplo de una economía rotativa que permitiría brindar soluciones de movilidad sostenible a todos los sectores de la comunidad y sería altamente efectivo. »

Economía circular, pilar estratégico para la decorbonización del transporte

Repsol lleva más de dos décadas incorporando biocombustibles a sus carburantes de automoción. Ahora la compañía dará un paso más allá, utilizando la economía circular como herramienta para producir biocombustibles avanzados a partir de una amplia variedad de residuos como la industria agroalimentaria y los aceites de cocina usados. De esta forma, Repsol dará una segunda vida a los residuos que acaban en el vertedero convirtiéndolos en productos de mayor valor.

Este biocombustible avanzado es una solución sostenible para todos los segmentos del movimiento, especialmente para aquellos que no tienen otra alternativa para descarbonizar su operación como el transporte marítimo, de larga distancia o aéreo. Pueden reducir el CO neto2 Emiten del 65 al 85 por ciento en comparación con los combustibles convencionales que convierten.

Repsol apuesta por la economía circular como uno de sus pilares estratégicos para producir productos con huella de carbono baja, nula o negativa. El objetivo de Repsol es utilizar tres millones de toneladas de residuos al año para producir 2 millones de toneladas de combustibles bajos en carbono en 2030, lo que reducirá las emisiones de CO en más de siete millones de toneladas2 Por año.

Avances en la construcción

El proyecto se está desarrollando en cuatro áreas diferentes con una superficie de 41.500 m2. Tres de ellos están ubicados en el interior de la refinería y corresponden a la unidad de hidrotratamiento, unidad de producción de hidrógeno y área de tanques de almacenamiento de biocombustibles. La cuarta área está ubicada en las instalaciones de la Autoridad Portuaria de Cartagena, donde opera Repsol. El área contará con la infraestructura necesaria para almacenar 300.000 toneladas de residuos diversos que llegan por vía marítima y posteriormente suministrarlos al mercado interno o de exportación.

Después del trabajo previo para eliminar las instalaciones no utilizadas dentro de la refinería y establecer nuevas unidades, incluida la limpieza de 53.000 m3 de terreno, el enfoque ahora está en las obras civiles. En particular, ya se ha comenzado a trabajar en la instalación de tanques para almacenar biocombustibles avanzados. Las obras civiles ya están en marcha en las áreas donde se ubican las plantas de tratamiento de agua e hidrógeno, incluida la instalación de estructuras de hormigón y el tendido de capas para tuberías que transportan materias primas y biocombustibles avanzados.

READ  España y Alemania clasifican para la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA en India - Sports News, Firstpost

En la construcción participarán 240 filiales y 1.000 personas

La ampliación de las instalaciones de la refinería de Cartagena permitirá la creación de una nueva planta de biocombustibles avanzados con tecnología de última generación, creando cerca de 1.000 puestos de trabajo en las diferentes etapas del proyecto e involucrando a 240 filiales. , de los cuales el 21 por ciento son locales, el 25 por ciento regionales, el 42 por ciento nacionales y el 12 por ciento internacionales.

Actualmente, hay más de 25 contratistas y unas 300 personas que ya trabajan en la refinería. Se espera que ese número aumente a un promedio de 600 empleados y alcance su punto máximo el próximo otoño con 800 trabajadores directos e indirectos.

Desde sus inicios, Repsol ha gastado más de 72 millones de euros en trabajos de ingeniería preliminar, operación de equipos y mano de obra subsidiaria.

Refinería de Cartagena, un referente en Europa

La refinería de Cartagena es una de las principales generadoras de empleo y maquinaria económica de la Región de Murcia. Cerca de 900 personas altamente calificadas trabajan en puestos altamente especializados en el campus industrial. Además del empleo directo, la refinería genera 400 puestos de trabajo de forma continua a través de contratistas, aumentando esta cifra a 2.000 para proyectos específicos.

Repsol ha invertido 456 millones en el complejo industrial de Cartagena en los últimos diez años. A esta cantidad habría que añadir el plan de ampliación de la refinería, que en 2012 Su Majestad el Rey Felipe VI, entonces Príncipe Heredero, supuso la mayor inversión industrial jamás realizada en España. Está a la vanguardia de su campo. Hoy, la refinería de Cartagena es un referente industrial y una de las instalaciones más eficientes de Europa.

La planta industrial de Cartagena se encuentra actualmente en proceso de transformación, con potencial para producir múltiples productos con huella de carbono baja, nula o negativa que se convertirán en polos multienergéticos que impliquen la evolución de sus procesos. Para ello, Repsol utilizará todas las tecnologías disponibles como el hidrógeno renovable, la economía circular y el CO.2 Capture y use, y se basa en herramientas adicionales que incluyen la digitalización y la eficiencia energética. Solo en 2021, Repsol invirtió 31 millones de euros en proyectos para mejorar la eficiencia energética de sus instalaciones en Cartagena durante la última parada programada de mantenimiento y sustitución y lubricación de unidades de aceite lubricante.

Repsol, aumenta la transferencia de energía

Las empresas de la UE ya han esbozado una hoja de ruta con una nueva directriz según la cual, para 2030, la proporción de energías renovables en el consumo final de energía en el sector del transporte debería ser al menos del 14 %. De ese porcentaje, al menos el 3,5 por ciento deben ser biocombustibles avanzados para ese año. Además, en julio de 2021, la Comisión Europea publicó un nuevo paquete legal que propone aumentar el nivel de ambición de CO.2 Reducirlo para 2030 y alinearlo con el objetivo de lograr la neutralidad climática para 2050. Este conjunto, se llama Se aplica a 55 Porque favorece la reducción de CO2 Las emisiones en la economía europea alcanzarán el 55 por ciento para 2030, centrándose en la necesidad de acelerar la decorbonización del sector del transporte. Entre otras medidas, incluye la iniciativa de aviación Re-fuelEU, que tiene como objetivo aumentar la oferta y la demanda de combustibles de aviación sostenibles en la UE, incluidos los biocombustibles y los biocombustibles avanzados, alcanzando el 2 por ciento para 2025 y el 5 por ciento para 2030. , y 63 por ciento para 2050.

READ  nCino anuncia la apertura de nuevas empresas en España y Francia

Por su parte, el Programa Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) de España se ha fijado un objetivo más ambicioso de alcanzar el 28 por ciento de energías renovables en el transporte para 2030. El PNIEC reconoce que los biocombustibles son la tecnología renovable y más ampliamente disponible actualmente en uso, en particular. En sectores como vehículos pesados, aviación y marítimo, la electrificación actualmente no es posible. Además, la Ley de Cambio Climático y Cambio Energético, aprobada por el Congreso español en mayo de 2021, contiene un artículo dedicado a los combustibles alternativos sostenibles en el transporte, con especial énfasis en los biocombustibles avanzados y otros no biocombustibles.

Repsol se integra plenamente en las iniciativas y apoya la construcción de la primera planta de biocombustibles avanzados en España y los diferentes proyectos que está llevando a cabo para alcanzar estos objetivos. En concreto, Multi-Energy procesó el primer aceite de fritura en su refinería de A Coruña para producir biodiésel, y en sus refinerías de Puertollano, Tarragona y Bilbao produjo módulos de biojet que permitieron construir el primer avión. Producido en España con biocombustibles producidos a partir de residuos junto con Iberia y Wolling. De esta forma, Repsol se anticipa al marco regulatorio y avanza con decisión en su objetivo de convertirse en una empresa neutra en carbono y proporciona combustibles sostenibles a sectores como la aviación, el transporte de larga distancia y el transporte marítimo difíciles de decorbonizar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.