Después de las inmersiones del 787, Boeing alerta a las aerolíneas para que entreguen las llaves del asiento del piloto

Boeing ha alertado a las aerolíneas sobre un posible problema con interruptores sueltos en los asientos del piloto de sus aviones 787 Dreamliner después de que uno de los aviones cayera esta semana en un vuelo de Australia a Nueva Zelanda, hiriendo a 50 personas.

Los aviones tienen un interruptor en la parte trasera de los asientos del piloto que se puede utilizar para mover los asientos hacia adelante y hacia atrás. Si el interruptor no funciona correctamente mientras alguien está en el asiento, su cuerpo podría presionar los controles del avión. En un boletín a las aerolíneas, Boeing dijo que si parte del interruptor está flojo, la cubierta superior podría atascarlo, «provocando un movimiento involuntario del asiento».

El boletín no menciona el incidente del buceo, que las autoridades aún se encuentran en las primeras etapas de investigación.

Boeing dijo en un comunicado el viernes que estaba recordando a las aerolíneas un boletín de servicio de 2017 que abordaba un problema con los interruptores, que incluía instrucciones para inspección y mantenimiento.

«Recomendamos que los operadores realicen una inspección en la próxima oportunidad de mantenimiento», dijo Boeing en un comunicado.

El problema es el último susto de seguridad para Boeing, ya que la compañía está bajo un intenso escrutinio por parte de viajeros y reguladores después de que un 737 Max de Alaska Airlines explotara en enero. La Administración Federal de Aviación dijo que formó un comité para revisar la respuesta de Boeing.

No quedó claro de inmediato cuántos aviones 787 se vieron afectados por el problema del cambio de asientos. Pero el boletín, obtenido por The Washington Post, fue enviado a todos los operadores del avión. Requiere que los operadores inspeccionen cuidadosamente la cubierta de los interruptores para asegurarse de que no se haya soltado.

READ  Actualizaciones en vivo: la guerra de Rusia en Ucrania

El avión que entró en picado era operado por la aerolínea chilena LATAM y viajaba el lunes entre Sydney y Auckland, Nueva Zelanda. Los pasajeros describieron una caída repentina que hizo que la gente cayera por el techo del avión antes de volver a caer. El avión continuó hacia Auckland. Latam dijo que diez pasajeros y tres tripulantes fueron trasladados a un centro médico.

El incidente está siendo investigado por la Agencia Chilena de Aviación, pero ha revelado pocos detalles sobre la investigación. La agencia no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. LATAM dijo que continúa apoyando la investigación.

El sitio de noticias sobre aviación Air Current y el Wall Street Journal informaron esta semana que los investigadores sospechan que uno de los pilotos del avión fue empujado hacia adelante desde su asiento.

American Airlines envió un aviso a sus pilotos del 787 el viernes diciendo que había identificado un «peligro potencial» en los interruptores y que los equipos de mantenimiento estaban tomando medidas para garantizar que estuvieran «asegurados adecuadamente». Mientras tanto, American ha pedido a los pilotos que informen a cualquier persona en la cabina de vuelo que la llave no debe usarse mientras haya alguien en el asiento.

La FAA dijo en un comunicado que su junta de revisión examinará la carta que Boeing propone enviar a los operadores además del boletín de 2017.

John Cox, ex piloto y experto en seguridad de la aviación, dijo que su primera pregunta sería si hay un historial de flota en el que este interruptor se atasca o si es la primera vez que esto sucede en un 787.

READ  Los temores aumentaron en Rafah después de que 67 rehenes israelíes murieran en una operación de rescate de rehenes.

«Si no está ahí, es algo excepcional», dijo. «Pero si esto ha sucedido antes, se deben tomar medidas correctivas».

Boeing ha estado sujeta a un flujo constante de malas noticias desde el incidente de Alaska Airlines, que llevó a la Administración Federal de Aviación a iniciar una investigación sobre las operaciones de fabricación de la compañía. Una auditoría realizada por la agencia encontró una serie de áreas en las que Boeing necesitaba mejorar y los reguladores le dieron a la compañía tres meses para desarrollar un plan para corregir cualquier problema.

Gran parte del escrutinio reciente se ha centrado en el 737 MAX, un avión de pasillo único muy utilizado. Hace cinco años, dos aviones 737 MAX se estrellaron con cinco meses de diferencia entre sí, matando a un total de 346 personas, debido a un cambio en el diseño del software del avión.

El 787 es un avión más grande y se utiliza principalmente en vuelos internacionales de larga distancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *