El telescopio Webb ahora está impulsado por enfoques de lanzamiento muy anticipados

El Telescopio Espacial Webb dentro de la instalación de preparación de la carga útil en el Puerto Espacial Europeo en la Guayana Francesa el 26 de noviembre de 2021.

El Telescopio Espacial Webb dentro de la instalación de preparación de la carga útil en el Puerto Espacial Europeo en la Guayana Francesa el 26 de noviembre de 2021.
Foto: ESA / CNES / Arianespace

Vestido con trajes protectores para protegerse de los productos químicos tóxicos, un pequeño equipo de especialistas de la misión completó el reabastecimiento de combustible de 10 días del próximo Telescopio Espacial Webb. Por lo que parece ser la primera vez en la historia, la misión demorada por mucho tiempo comienza a parecer real.

El reabastecimiento de combustible se completó el 3 de diciembre en la instalación de preparación de carga en S en EuropaFootport en la Guayana Francesa, según un europeo espacio una agencia presione soltar. Es un hito importante, ya que todo lo que queda es que los especialistas de la misión monten el telescopio en la parte superior de un cohete Ariane 5, hagan algunos ajustes finales y luego lo desplieguen en la plataforma de lanzamiento.

Con la gravedad de esta aventura internacional, las cosas finalmente comienzan a sentirse un poco normales. Los problemas han plagado el proyecto, por lo que el aprovisionamiento de combustible, debido a que sucedió sin incidentes, parece una pequeña victoria en sí misma. De hecho, el reabastecimiento de combustible solo se permitió después de que los investigadores de la NASA decidieran hacerlo. Webb no sufrió daños durante el procesamiento un accidente Lo que provocó vibraciones en toda la trayectoria de la estructura.

Los especialistas que realizaron el reabastecimiento de combustible debieron llevar trajes de protección atmosférica (SCAPE), para protegerlos de los propulsores altamente tóxicos: el oxidante del tetróxido de dinitrógeno y la hidracina.

Webb es un telescopio, pero también es una nave espacial. El Observatorio de Próxima Generación, construido por la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense, necesitará propulsor para realizar importantes correcciones de rumbo después de separarse de un cohete Ariane 5. A diferencia de su predecesor, el Telescopio Espacial Hubble, Webb no operará en baja Órbita terrestre. El sensible telescopio infrarrojo necesita un entorno extremadamente frío, por lo que se envía alrededor de 1 millón de millas (1,5 millones de km) al segundo punto de Lagrange, o L2. Esta órbita particular alrededor del sol mantendrá a Webb fresco y en línea con la Tierra. El protector solar protegerá sus herramientas de la luz y el calor excesivos.

Webb will also need propellant for conducting normal operations, such as repointing the observatory and managing its momentum in space. Webb will finally get to work approximately six months after launch, at which time we’ll finally witness the power of this fully armed and operational battle station, er, infrared telescope. Like Hubble, Webb will perform sweeping observations of the solar system, Milky Way, and distant galaxies, but it will be far more powerful and likely to reveal hidden details, such as the oldest galaxies in the universe and the atmospheric composition of far-away exoplanets.

The next step is to place Webb on top of Ariane 5 and secure it within the rocket’s faring. From there, the rocket will be transported to the Final Assembly Building for the final tweaks needed before launch. We’re only weeks away now, and soon it’ll be just a few days, then hours, and finally minutes. Seems unreal, but we honestly won’t believe anything until we see this rocket headed skywards.

More: Rover chino para investigar una ‘cabaña misteriosa’ descubierta al otro lado de la luna.

READ  Bola de fuego ilumina el cielo de Carolina :: WRAL.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *