En qué coinciden Biden y Trump (y el presidente español, Pedro Sánchez) |  Economía y negocios
Economy

En qué coinciden Biden y Trump (y el presidente español, Pedro Sánchez) | Economía y negocios

A menudo me he preguntado qué habría pasado si se hubiera implementado un programa como la Ley de Control de Inflación, o el paquete de estímulo macro que impulsó Estados Unidos para dar impulso a la transición verde y empujar a la industria estadounidense (Made in America) frente a los productos extranjeros. . Fue aprobada por Donald Trump en lugar de Joe Biden. O cómo los 8.500 millones de dólares en ayuda pública directa, más préstamos y exenciones fiscales, que el demócrata acaba de dar a Intel para construir fábricas de microprocesadores habrían resonado entre el público. O qué hubiera pasado si Trump, y no Biden, se hubiera opuesto pública y directamente al acuerdo de compra de US Steel por parte de la japonesa Nippon Steel, provocando que las acciones de la compañía estadounidense cayeran hasta un 12% con sus solas palabras.

Esto último requiere menos imaginación porque sucedió. A mediados de marzo, el presidente de Estados Unidos sacudió el mercado cuando expresó públicamente su oposición a la acción de la empresa japonesa, aunque provenía de una empresa de un país aliado que ofrecía 14.900 millones de dólares para comprar la famosa siderúrgica estadounidense que emplea 22.000 trabajadores (su sede está en Pensilvania, estado crucial en las elecciones presidenciales de noviembre).

“Es importante que mantengamos a las empresas siderúrgicas estadounidenses fuertes y respaldadas por los trabajadores siderúrgicos estadounidenses”, dijo Biden el 15 de marzo, en una declaración sobre quién podría jugar a un juego de adivinanzas sobre quién dijo qué entre políticos de distintos perfiles. Hace dos meses, el republicano Donald Trump dijo que si ganaba las elecciones y volvía a ser presidente, bloquearía el acuerdo de inmediato.

READ  Híbridos Culturales y el Futuro de la Moda - WWD

Biden y Trump ni siquiera se ponen de acuerdo sobre dónde sale el sol, pero una oferta de un gigante industrial extranjero a un legendario fabricante estadounidense los ha alineado, cada uno a su manera. Es un signo de los tiempos. La semana pasada, Bruselas logró convencer a la compañía ferroviaria china CRRC Qingdao Sifang Locomotive de que retirara una oferta pública en Hungría después de abrir una investigación sobre subsidios ilegales.

En España, el Gobierno expresó públicamente su alarma por la oferta realizada ayer por la empresa húngara Magyar para comprar la icónica compañía de trenes Talgo, entre sospechas de que tenga vínculos con Rusia. También optó por volver a la empresa de telecomunicaciones Telefónica, 26 años después de su privatización, como reacción a la entrada en la compañía de Saudi Telecom Company, el proveedor controlado por el fondo soberano saudí.

No se sospecha que la oferta japonesa tenga vínculos con Rusia, ni proviene de un régimen como el de Mohammed bin Salman, pero toca la fibra sensible de los ciudadanos de Estados Unidos (y de medio mundo) hoy. Es difícil imaginar que el caso de opa y contraopa de Endesa -una multinacional eléctrica española- hubiera llevado hoy al mismo resultado que en 2009: se habría convertido en filial de una empresa italiana (Enel) que vendió toda su producción latina. Negocio americano.

Lo que podría haber sido ridiculizado como nacionalismo económico hace 15, 10 o incluso cinco años ahora se considera un proteccionismo aceptable de los intereses estratégicos de cada país, una tendencia exacerbada por la pandemia, las tensiones geopolíticas y el empobrecimiento de la clase media, en parte debido a la desindustrialización del país. . Economías.

READ  Agenda semanal para el 11 de julio

Muchos en Estados Unidos y Europa negaban con la cabeza. Se podría criticar a Biden por bloquear un proceso con argumentos puramente emocionales, ya que Nippon Steel prometió mantener los empleos y la producción en EE.UU. y la empresa estadounidense ya no es lo que era: su plantilla ha disminuido de 340.000 trabajadores durante la Segunda Guerra Mundial. Con poco más de 20.000, es la tercera mayor del país, mientras que la empresa japonesa es la cuarta del mundo. Pero es legítimo pensar y reaccionar ante las medidas defensivas adoptadas por muchos países, frente a los accionistas mayoritarios que queremos en las empresas que gestionan nuestras redes y servicios básicos, y recordar y temer las viejas fábricas del Medio Oeste americano que han sido reducidas. para vaciar conchas.

suscripción PARA NUESTRO BOLETÍN SEMANAL Para más cobertura de noticias en inglés de EL PAÍS Edición USA

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Zombieaholic. Nerd general de Twitter. Analista. Gurú aficionado de la cultura pop. Fanático de la música".