Los científicos han sido engañados durante décadas: un nuevo estudio revela el papel engañoso de las algas marinas en la salud de los arrecifes de coral
science

Los científicos han sido engañados durante décadas: un nuevo estudio revela el papel engañoso de las algas marinas en la salud de los arrecifes de coral

Una nueva investigación muestra que las algas, utilizadas durante mucho tiempo como indicador de la salud de los arrecifes de coral, pueden proporcionar información errónea. El estudio, que analizó datos de más de 1200 sitios oceánicos, indica que diferentes especies de macroalgas reaccionan de manera diferente a la contaminación, lo que podría enmascarar signos de estrés en los corales y desviar los esfuerzos de conservación.

Los científicos han estado usando algas marinas como indicador de la salud de los arrecifes de coral durante décadas.

Pero, ¿y si las algas los están engañando?

Una nueva investigación de la Universidad de la Columbia Británica revela que lo fueron, y los científicos necesitan nuevas formas de determinar si la actividad humana está dañando arrecifes de coral específicos.

“Esto es especialmente crítico hoy en día, dado que los arrecifes de coral en todo el mundo están amenazados por el estrés inducido por el clima”, dijo la Dra. Sarah Cannon, becaria postdoctoral en el Instituto de Océanos y Pesca de la UBC y autora principal del estudio.

Las especies locales se comportan de manera diferente

Las algas marinas pertenecen a un grupo de organismos llamados macroalgas. Las macroalgas en la superficie del océano han servido durante mucho tiempo como indicador de la salud de los arrecifes de coral, ya que son relativamente rápidas y fáciles de medir. Desde la década de 1970, los científicos han planteado la hipótesis de que los impactos humanos locales aumentan las macroalgas y, al mismo tiempo, destruyen los arrecifes de coral inactivos.

Sin embargo, el estudio recién publicado en La biología del cambio global. Examinó datos de más de 1200 sitios en el Indo-Pacífico durante 16 años y reveló que este enfoque es engañoso y puede contener signos sutiles de estrés coralino.

Por ejemplo, la cobertura de macroalgas depende en gran medida de[{» attribute=»»>species growing in a particular area. Sargassum is less likely to grow in water contaminated by agricultural runoff, but Halimeda will thrive. In both cases, a reef will suffer.

The global research team concluded that using macroalgae coverage as an indicator of local human impacts can actually obscure how much our actions are harming reefs, and cause scientists to misidentify the reefs most in need of intervention.

Reference: “Macroalgae exhibit diverse responses to human disturbances on coral reefs” by Sara E. Cannon, Simon D. Donner, Angela Liu, Pedro C. González Espinosa, Andrew H. Baird, Julia K. Baum, Andrew G. Bauman, Maria Beger, Cassandra E. Benkwitt, Matthew J. Birt, Yannick Chancerelle, Joshua E. Cinner, Nicole L. Crane, Vianney Denis, Martial Depczynski, Nur Fadli, Douglas Fenner, Christopher J. Fulton, Yimnang Golbuu, Nicholas A. J. Graham, James Guest, Hugo B. Harrison, Jean-Paul A. Hobbs, Andrew S. Hoey, Thomas H. Holmes, Peter Houk, Fraser A. Januchowski-Hartley, Jamaluddin Jompa, Chao-Yang Kuo, Gino Valentino Limmon, Yuting V. Lin, Timothy R. McClanahan, Dominic Muenzel, Michelle J. Paddack, Serge Planes, Morgan S. Pratchett, Ben Radford, James Davis Reimer, Zoe T. Richards, Claire L. Ross, John Rulmal Jr., Brigitte Sommer, Gareth J. Williams and Shaun K. Wilson, 5 April 2023, Global Change Biology.
DOI: 10.1111/gcb.16694

READ  Se ha detectado por primera vez luz detrás de un agujero negro

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Zombieaholic. Nerd general de Twitter. Analista. Gurú aficionado de la cultura pop. Fanático de la música".