Muere líder mexicano Luis Echeverría a causa de masacres a los 100 años: NPR

Muere Luis Echeverría Álvarez, expresidente de México, a los 100 años.

punto de acceso


Ocultar título

interruptor de subtítulos

punto de acceso

Muere Luis Echeverría Álvarez, expresidente de México, a los 100 años.

punto de acceso

El expresidente mexicano Andrés Manuel López Obrador confirmó hoy, sábado, que el expresidente mexicano Luis Echeverría, acusado de algunos de los peores asesinatos políticos del siglo XX en México, murió a la edad de 100 años.

En su cuenta de Twitter, López Obrador envió sus condolencias a la familia y amigos de Echeverría «en nombre del Gobierno de México», pero no expresó ningún dolor personal por la muerte. López Obrador no proporcionó la causa de la muerte de Echeverría, quien gobernó México de 1970 a 1976.

Echeverría fue hospitalizado con problemas pulmonares en 2018.

En 2005, un juez dictaminó que Echeverría no podía ser juzgado por cargos de genocidio derivados de la masacre de estudiantes de 1971 representada en la película «Roma», ganadora de un Premio de la Academia.

El juez dictaminó que Echeverría puede haber sido responsable del asesinato, pero que no puede ser procesado porque el plazo de prescripción para este delito expiró en 1985.

En 1971, los estudiantes de Teachers College partieron al oeste del centro de la ciudad en una de las primeras protestas a gran escala desde que cientos de manifestantes fueron asesinados en una masacre mucho mayor en 1968. No se alejaron más de unas pocas cuadras antes de que los atraparan vestidos de civil. matones

Las protagonistas femeninas de ‘Roma’ son retratadas como testigos ocasionales de la masacre cuando van a comprar muebles para niños a una tienda cercana al lugar. Sin querer, se encuentran con el antiguo amigo del protagonista, que es retratado como participante de la represión.

«Roma» ganó el Premio de la Academia a la Mejor Película en Lengua Extranjera.

READ  El actor de "West Side Story" David Alvarez comenzó en San Diego

Echeverría ha sufrido de dificultades respiratorias y neurológicas en los últimos años.

En 2004, se convirtió en el primer exjefe de Estado mexicano en ser acusado formalmente de irregularidades criminales. Los fiscales vincularon a Echeverría con la llamada «guerra sucia» del país, en la que cientos de activistas de izquierda y miembros de grupos guerrilleros marginales fueron encarcelados, asesinados o desaparecidos sin dejar rastro.

Una moción del fiscal especial Ignacio Carrillo solicitó al juez que emitiera una orden de captura contra Echeverría por cargos de genocidio en las dos masacres estudiantiles: la primera en los asesinatos de 1968 en la plaza Tlatelolco, cuando Echeverría era ministro del Interior.

El 2 de octubre de 1968, pocas semanas antes de los Juegos Olímpicos de Verano en la Ciudad de México, francotiradores del gobierno abrieron fuego contra los estudiantes que se manifestaban en la plaza de Tlatelolco y los soldados estacionados allí abrieron fuego. Las estimaciones de los muertos oscilaron entre 25 y 300. Echeverría negó cualquier participación en los ataques.

Según informes militares, al menos 360 francotiradores del gobierno se posicionaron en los edificios que rodean a los manifestantes.

En marzo de 2009, un tribunal federal de México confirmó un fallo de primera instancia que eximía a Echeverría de cargos de genocidio por su presunta participación en la masacre de estudiantes de 1968 y ordenó su libertad absoluta.

Mientras que pocos en México lloraron la muerte de Echeverría, Félix Hernández Gamondi, el líder de un movimiento estudiantil de 1968 que estaba en la plaza de Tlatelolco el día de la masacre y vio cómo mataban a tiros a sus amigos, lamentaría lo que pudo haber sido.

“La muerte del expresidente Luis Echeverría es lamentable, porque ocurrió en completo silencio, porque a pesar de su larguísima vida, Luis Echeverría nunca decidió ser sincero sobre sus acciones”, dijo Hernández Gamondi.

READ  Cortometrajes premiados proyectados en el Pelicula-Spanish Filmfest - Manila Bulletin

«Por supuesto que no lamentamos su muerte», dijo. “Lamentamos la vaguedad que ha mostrado a lo largo de su vida y su decisión de nunca rendir cuentas, para beneficiarse siempre del inmenso poder político y económico que ha disfrutado a lo largo de su vida”.

«Retrasó por mucho tiempo el inevitable proceso de democracia que comenzó en 1968», dijo Hernández Gamondi. «El 2 de octubre fue el comienzo del fin del antiguo sistema, pero pasaron muchos años después de eso».

La muerte de Echeverría se produjo cuando su Partido Revolucionario Institucional, que gobernó México con mano de hierro durante siete décadas, antes de perder el poder por primera vez en las elecciones de 2000, está perdiendo el poco poder que aún tiene, desacreditado y dividido por dentro. Escándalos y disputas.

Nacido el 17 de enero de 1922 en la Ciudad de México, Echeverría se licenció en derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México en 1945.

Poco tiempo después, inició su carrera política en el PRI. Posteriormente ocupó cargos en la Armada y la Secretaría de Educación, ascendió a jefe administrativo del Partido Revolucionario Institucional y organizó la campaña presidencial de Adolfo López Mateus, quien se desempeñó como líder de México de 1958 a 1964.

En 1964, bajo la presidencia de Gustavo Díaz Ordaz, Echeverría fue recompensado con el cargo de Ministro del Interior, encargado de la seguridad interna. Ocupó ese cargo en 1968, cuando el gobierno reprimió las protestas estudiantiles a favor de la democracia, aparentemente preocupado de que avergonzaría a México como país anfitrión de los Juegos Olímpicos de ese año.

Echeverría dejó su cargo doméstico en noviembre de 1969, cuando se convirtió en candidato presidencial del Partido Revolucionario Constitucional.

Ganó esa carrera y prestó juramento el 1 de diciembre de 1970, en apoyo de los regímenes cubanos de Fidel Castro y el izquierdista Salvador Allende de Chile.

READ  La industria cinematográfica en Arizona está en auge

Después de que Allende fuera asesinado en 1973 durante un sangriento golpe encabezado por el general Augusto Pinochet, Echeverría abrió la frontera de México a los chilenos que huían de la dictadura de Pinochet.

Echeverría viajó por el mundo promocionándose como líder y amigo de los gobiernos de izquierda. Pero dentro de México, estaba desarrollando una reputación de tomar medidas enérgicas contra los grupos de oposición y la guerra de guerrillas.

Según Carrillo, el fiscal que intentó acusarlo, Echeverría «era un maestro de la ilusión y un mago del engaño».

Juan Velásquez, el abogado que defendió a Echeverría, dijo que el expresidente murió en una de sus casas, pero no especificó la causa.

“Le dije a Luis que aunque nadie, ni él, ni yo, ni su familia, queríamos que fuera a juicio, al final era lo mejor que podía pasar”, dijo Velázquez, porque se retiraron los cargos.

En sus últimos años, Echeverría trató de presentarse como un viejo estadista, y en varias ocasiones -cuando su salud se lo permitió- se mantuvo sin remordimientos frente a los periodistas. Pero vivía principalmente en un retiro aislado en su casa en expansión en un barrio de lujo de la Ciudad de México.

Los fiscales mexicanos alegan que Echeverría ordenó a una fuerza de élite de combatientes estatales vestidos de civil conocidos como «halcones» o «halcones» que atacaran a presuntos enemigos del gobierno. Fue ese grupo el que participó en la golpiza o fusilamiento de 12 personas durante una manifestación estudiantil el 10 de junio de 1971.

A pesar de los llamados a la justicia por parte de activistas y políticos durante décadas, Echeverría nunca pasó un día en prisión, a pesar de que estuvo brevemente bajo algún tipo de arresto domiciliario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.