Un nuevo proyecto cinematográfico sigue a chefs mexicanos en Baltimore y Nueva Orleans

Un nuevo proyecto cinematográfico sigue a chefs mexicanos en Baltimore y Nueva Orleans

¿Cuáles son algunas similitudes y diferencias que ha visto en las historias de éxito de los dos temas?

sexto: Estas dos ciudades son similares en muchos aspectos. De hecho, tengo estudiantes trabajando en mini revistas sobre historia alimentaria, comparando Nueva Orleans y Baltimore y analizando alimentos específicos como bolas de nieve, ostras, mariscos y cultivos de cangrejo y langosta. Hacemos estas grandes conexiones entre los dos lugares a través de la comida. Y, por supuesto, ambos lugares son ciudades de mayoría negra. Ambos lugares están al sur, aunque Nueva Orleans está más al sur y Baltimore está justo debajo de la línea Mason-Dixon. Pero mirar esas preguntas más amplias y luego ver cómo estas dos historias encajan en eso, no fue agradable ni elegante. Comenzamos con este hilo en el que ambos presentaban moles de pollo, pero en realidad no permaneció en la edición. Creo que los temas de familia, comunidad y comunicación son los que más surgieron.

anuncio publicitario: Lo más importante que José tiene en común (aunque tampoco tiene nada en común) con Iván es tener una familia fuerte. Ambos tienen sus familias, pero creo que la familia de Evan es la que él creó basándose en los componentes de la comunidad a la que pertenece y apoya.

sexto: Al igual que José, es una persona realmente genial y extrovertida que también aporta mucho a su comunidad. Su historia es muy diferente a la de Vargas porque la idea de familia surge a través de la comunidad LGBTQ de la que él forma parte, y de la que es en gran medida un líder. La comida que prepara y las personas que emplea son parte de esta comunidad. El dinero que gana a menudo se destina a ayudar a personas detenidas o encarceladas, o a comprar ropa o materiales. Realmente ha sido un pilar importante de la comunidad LGBTQ en Nueva Orleans. También es artista, realiza espectáculos de drag y presenta Miss Gay Latina.

READ  Los puristas de Bad Bunny roban el show

anuncio publicitario: En cuanto a José, sus padres están aquí, sus hermanos y hermanas están aquí y, por supuesto, hay una comunidad que representa a su familia también. Existe la familia tradicional y la familia culta y creada, pero cumplen la misma función de apoyarse mutuamente cuando es necesario.

Pero lo más importante que tienen en común es que aprovechan su rica historia cultural y gastronómica. Aprovechan esto para poder crear negocios en sus ciudades y así apoyar a sus familias y comunidades. Individualmente, se basan en esas historias o en su conocimiento cultural de cosas como quién les enseñó una receta particular. Lo que hacen en su trabajo es una parte integral de quiénes son, de dónde vienen y sus prácticas y tradiciones culturales. Para mí, las películas tratan sobre la comida y la familia en un nivel fundamental.

Mencionaste el proyecto “Sabor de Highlandtown”. ¿Cómo acabó esta investigación apareciendo en la película?

sexto: El proyecto es un programa público de humanidades en la UMBC y tiene su sede en Monumentos de Baltimore, un archivo humano público de todos los diferentes proyectos en Baltimore, plantea la pregunta «¿Cómo están cambiando los vecindarios y cómo se siente la gente acerca de estos cambios?» He trabajado mucho con juego de cocina mira Durante el apogeo del encierro por la pandemia, estaba entregando comestibles a través de ellos a diferentes personas latinoamericanas en ese vecindario. Fui al vecindario antes del coronavirus para pasar el rato con Andy y siempre me he sentido muy atraído por un vecindario bullicioso. Hay muchos tipos diferentes de personas: niños, ancianos, inmigrantes de todo el mundo.

READ  Comer. Reloj. Hacer. - Reseña de Bronzeville Winery, fiesta benéfica de Highland Park, además de reseña "Nope" - Chicago Tribune

La historia del barrio también aparece en la película, cuando José habla de abrir su primera panadería en Greektown. Históricamente, Highlandtown y Greektown fueron fundadas por personas de origen polaco, alemán e italiano; luego, a principios de la década de 2000, José abrió esta panadería en el medio de Greektown. Él dijo: «La gente se preguntaba por qué abriría una panadería. Soy de México y este es un barrio griego». Pero al final estuvieron de acuerdo. No fue fácil, pero creo que muestra estos cambios. en el vecindario. Ahora, puedes ver restaurantes latinoamericanos, de Medio Oriente, asiáticos y africanos en toda esa región, lo cual es realmente interesante. Para mí, fue como ver la historia en acción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *