Augure (Augurio), visto por Baloji
entertainment

Augure (Augurio), visto por Baloji

¿Cuál fue el punto de partida de su película?

En diciembre de 2018 perdí a mi padre. Creo que recordaré por el resto de mi vida el estado brumoso en el que me encontraba al día siguiente, todavía estupefacto por los torrentes de lágrimas curativas falsas de los dolientes profesionales enviados por mi familia para la noche de luto. Fue un momento salvaje: fue cojo y desordenado, pero también liberador. Me dije a mi mismo:no pueden llorar por mi. Entonces eso es exactamente lo que hicieron, y más: me permitieron llorar con ellos, hasta que nuestras lágrimas se mezclaron y no traicionaron mi reserva, ellos lloran y yo lloro en respuesta a ellos, me permito hacerlo y esto libera como una oleada de fiebre. Me considero ateo, pero no hay duda de que el canto de oraciones fúnebres arrasa con los cantos de creencias y religiones. Ese fue el punto de partida de Augure, sobre el cual escribí la primera edición directamente, en ocho semanas, aislado del mundo en ese estado febril.

¿Qué nos puedes decir de tus actores?

Yves Marina Gnawa es una actriz fantástica, que sale del escenario y transmite la película con su presencia carismática: su energía en el plató es contagiosa. Yves Marina de Costa de Marfil. Ensayamos mucho con ella sobre su acento y sus tics del lenguaje, que logró borrar. La idea no era hacerla congoleña, sino dejarla encontrar su lugar, como Eliane Omiwere, que es ruandesa. Dadas las tensiones políticas entre nuestros dos países, creo que es una gran victoria tener una actriz ruandesa en una película ambientada en la República Democrática del Congo. Es como una forma de diferenciarnos de nuestros líderes. Marc Zinga y Lucy Depay formaban en la pantalla una especie de pareja decidida, uno terminando las frases del otro. Son los actores con más experiencia en el proyecto. Tomaron lecciones de lingala para que los actores locales se sintieran menos inhibidos, con el objetivo de cultivar escenas juntos como grupo.

READ  La comunidad hispana de WNY difunde alegría navideña a lo largo de Niagara Street

¿Qué aprendiste mientras hacías esta película?

Antes de filmar, creé una banda sonora original en cuatro álbumes escritos desde el punto de vista de los cuatro personajes principales de la película. Este ejercicio ha cambiado mi forma de entender el punto de vista al escribir. Fue una gran lección de empatía, especialmente para los tropos de personajes femeninos. Al final, la música de la partitura original solo apareció levemente en la película, pero sirvió como una especie de herramienta, una muleta para que los actores encontraran sus intenciones en sus papeles. Tengo sinestesia: una asociación sensorial que significa que percibo los colores en relación con los sonidos. Esto me ayudó a elegir los fondos, el vestuario y en general la dirección y mi trabajo con el director de fotografía. Creo que este tipo de ejercicio continuará en mis proyectos futuros, al igual que la necesidad de prestar más atención a cómo los actores entran y salen de las tomas, para que la película dure mejor. Tienes que dejar que los actores ocupen el espacio.

¿Qué te hizo querer convertirte en director?

Soy un fiel admirador de Barry Jenkins, Steve McQueen, los hermanos Safdie, Sean Baker y Wes Anderson. También encuentro algunas correspondencias entre mi presentación del realismo mágico en el cine y cineastas mexicanos y sudamericanos (Alexander Landes y Alejandro González Iñárritu) y cineastas españoles como Rodrigo Soroguen y Pedro Almodóvar. Adoro la creatividad de la dirección de cineastas como Park Chan-wook, pero mi infancia en Lieja con la comunidad siciliana me convirtió en un fan absoluto del cine italiano: Antonioni, Fellini y Pasolini, porque son maestros del surrealismo.

READ  Cine mexicano: crítica a la película Possession Karim

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Analista malvado. Explorador. Solucionador de problemas. Adicto a los zombis. Aficionado al café. Escritor. Aficionado al tocino. Lector amistoso".