Estados Unidos recupera su asiento en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, 3 años después de dejarlo

Estados Unidos recuperó el jueves un puesto en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas La administración Trump abandonó 2018 por lo que ella llamó la hipocresía del cuerpo y el prejuicio contra Israel.

En su búsqueda por volver a unirse al consejo de 47 miembros, la administración Biden, que ha adoptado una postura más favorable hacia las Naciones Unidas que su predecesora, ha argumentado que los intereses estadounidenses estarían mejor atendidos si Estados Unidos fuera un miembro que busca un cambio desde dentro. .

Estados Unidos ganó un mandato de tres años para uno de los 18 escaños disponibles en el consejo, a partir de enero, en una votación de la Asamblea General de 193 miembros.

Con sede en Ginebra, el Consejo es el organismo de derechos humanos más importante del mundo. Si bien no tiene poderes penales o sancionadores, el consejo puede realizar investigaciones que ayuden a dar forma a la imagen global de las naciones. También puede afectar su comportamiento si se considera que tienen un historial deficiente en materia de derechos humanos.

Pero el consejo tiene una amplia gama de críticos que argumentan que muchos de sus miembros electos son ellos mismos violadores de los derechos humanos, citando ejemplos como China, Rusia, Cuba y Venezuela. Los críticos dicen que la presencia de tales estados en el consejo socava la legitimidad de su trabajo.

Muchos también se oponen a un tema permanente en la agenda del consejo relacionado con las violaciones de los derechos humanos en los territorios palestinos, que se ha convertido en la base de sus muchas resoluciones que condenan a Israel.

READ  La ONU pone fin a la investigación de crímenes de guerra en Yemen y derrota a los países occidentales

El éxito de la administración Biden al regresar a la Cámara ahora puede poner a prueba su objetivo declarado de fortalecer la defensa de los derechos humanos en Estados Unidos en todo el mundo. Muchos republicanos conservadores se opusieron a unirse, y no hay garantía de que Estados Unidos no se retire nuevamente de la Cámara, si los republicanos ganan la Casa Blanca en 2024.

“La Junta proporciona un foro donde podemos tener discusiones abiertas sobre las formas en que nosotros y nuestros socios podemos mejorar”, dijo el Secretario de Estado Anthony J. Blinken, quien anunció su intención de unirse al consejo en febrero, Jueves dijo Después de los resultados de las elecciones.

“Al mismo tiempo, también adolece de serios defectos, incluido un interés desproporcionado en Israel y la pertenencia a muchos países con un historial terrible de derechos humanos”, dijo. “Juntos, debemos resistir los intentos de socavar los ideales sobre los que se fundó el Consejo de Derechos Humanos”.

Como para subrayar los desafíos que mencionó Blinken, varios países con antecedentes de derechos humanos deficientes o cuestionables obtuvieron escaños en el consejo el jueves, incluidos Camerún, Eritrea, los Emiratos Árabes Unidos y Honduras.

Con su regreso al Consejo de Derechos Humanos, la administración Biden revirtió los movimientos de su predecesor hacia el aislacionismo estadounidense.

El presidente Biden revivió la membresía de Estados Unidos en la Organización Mundial de la Salud, regresó al acuerdo climático de París y restableció los fondos para las agencias de la ONU que se vieron interrumpidas. Estos organismos incluyen el Fondo de Población de las Naciones Unidas, un importante proveedor de servicios de salud materna y planificación familiar, y el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina, que ayuda a los palestinos clasificados como refugiados.

READ  El tribunal iraquí exige el arresto de los oradores en un evento que pide lazos con Israel

A pesar del renovado compromiso de Estados Unidos, los diplomáticos y grupos de derechos en Ginebra no esperaban un regreso fácil al tipo de influencia que Estados Unidos ejerció sobre el Consejo de Derechos Humanos durante el mandato del presidente Barack Obama.

Estados Unidos se enfrenta a una China más asertiva que resiste agresivamente las críticas a su represión en Xinjiang y presiona a los países económicamente débiles para que apoyen iniciativas que desvían la atención de los derechos civiles y políticos.

Por el contrario, Estados Unidos carece de personal diplomático en Ginebra para promover su agenda de derechos humanos. El embajador elegido por el presidente Biden ante las Naciones Unidas en Ginebra aún está esperando la aprobación del Congreso y aún no ha designado a un embajador en el Consejo de Derechos Humanos.

Según el sistema de votación para puestos vacantes en el Consejo de Derechos Humanos, las listas de candidatos se dividen en cinco regiones geográficas, y cualquier miembro de la Asamblea General tiene derecho a postularse para un cargo, excepto aquellos que hayan completado dos mandatos consecutivos en el Consejo. Votación mediante papeleta secreta. Se necesita una mayoría simple de 97 votos para ganar. En los casos en que el número de candidatos supere el número de escaños abiertos, gana el que tenga el mayor número de votos.

Pero este año, el número de candidatos de cada región igualó el número de escaños abiertos para esa región, lo que significa que ninguno de los escaños fue disputado. Grupos de derechos humanos ajenos a las Naciones Unidas han descrito esa parte del problema.

READ  Rusia arresta a alto ejecutivo de ciberseguridad en caso de traición

“La falta de competencia en la votación del Consejo de Derechos Humanos de este año hace que la palabra ‘elección’ sea irónica”. Louis CharbonneauEl director de Human Rights Watch de Naciones Unidas dijo en un comunicado antes de la votación. “La elección de violadores graves de derechos humanos como Camerún, Eritrea y los Emiratos Árabes Unidos envía una señal impactante de que los estados miembros de la ONU no se toman en serio la misión principal del consejo de proteger los derechos humanos”.

Otros miembros recién elegidos o reelegidos son Gambia, Benin y Somalia del Grupo Africano; Qatar, Kazajstán, India y Malasia están en el grupo asiático. Argentina y Paraguay pertenecen al Grupo de América Latina y el Caribe; Luxemburgo y Finlandia pertenecen al grupo occidental; Lituania y Montenegro pertenecen al grupo de Europa del Este.

Nick Cumming Bruce contribuyó con reportajes desde Ginebra y Lara Jakes desde Washington.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *