Reseña de la película El exorcista del Papa (2023)
entertainment

Reseña de la película El exorcista del Papa (2023)

La secuencia de apertura es lo más original de la película: Amorth trata lo que equivale a un exorcismo del mal que habla basura, jugando con su arrogancia para engañarlo para que se derrote a sí mismo. El espectáculo es lo suficientemente atractivo como para aumentar nuestras esperanzas de que nos hayan presentado a un personaje original raro con un potencial de franquicia infinito: piense en James Bond con un cuello invertido o Ditto Detective. Columbo cuyas travesuras y apariencia desaliñada hacen que sus oponentes asuman que es un excéntrico impresionante cuando, de hecho, es la persona más inteligente en cualquier lugar. Incluso hay una nota al pie que hace que parezca que hay una versión exorcista de la Iniciativa Vengadores. Los productores aprovecharon una oportunidad fácil para aplaudir al no terminar la película con una tarjeta de título impresa que dice «EL PADRE AMORTH VOLVERÁ».

Desafortunadamente, El exorcista del Papa es una repetición cliché de películas de exorcismo, pero lejos de ser idiosincrásica, con un giro en una trama del Vaticano que ha sido comparada con las novelas de Dan Brown, pero que intenta conectarse a medias con la historia real. El discurso es tan enrevesado y divertido que parece tener la intención de distanciar a la Iglesia de la Inquisición y encubrir la pedofilia diciendo, en esencia, «el diablo los obligó a hacerlo».

Crowe hace que valga la pena ver la película. Él interpreta a Amorth como el titular titular, saludando las burlas de los villanos con una sonrisa y respuestas rápidas. Cuando el Diablo exclama que es la peor pesadilla de Amorth, Amorth responde: «Mi peor pesadilla es que Francia gane la Copa del Mundo». Crowe interpreta el personaje seco y de la aguja de la manera correcta. Es aún más atractivo cuando le permite a la audiencia ver las inseguridades que esconde el sacerdote. Cuando el padre Esquibel le dice a Amurth que ha leído sus artículos sobre la titularidad en revistas, Amurth menciona que también escribe libros y luego agrega en voz baja: «Los libros son buenos». Cuando Avery toma tomas de viaje de Amorth recorriendo carreteras y caminos rurales en su scooter, el vestido, el cuello, el sombrero de fieltro y las gafas de sol hacen que el personaje sea icónico: maravillosamente tonto y ridículamente adorable.

READ  Javier Bardem y Cate Blanchett homenajeados en los premios Goya de España

Uno puede imaginarse volver a ver fragmentos de la película solo para saborear la actuación de Crowe y las horribles reacciones de sus compañeros de reparto. Crowe ha sido tan bueno durante tanto tiempo que camina en el papel como si no tuviera nada que probar (aunque el personaje sí). Se mueve y agrega pequeños gestos y reacciones sorprendentes para dar vida a la escena. Pero nunca llega tan lejos que parece estar burlándose de la película. Cuando Amorth revela su tormento espiritual en una serie de flashbacks, Crowe lo interpreta con claridad, sufriendo y retorciéndose como si se imaginara que está en una película de Ingmar Bergman. Parece estar más o menos en la misma etapa profesional que alcanzó Paul Newman a principios de la década de 1970, cuando su cabello se volvió plateado y perdió la mayor parte de su ego. Ya no sufre por su arte. Incluso cuando la escena es seria, él se divierte.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Analista malvado. Explorador. Solucionador de problemas. Adicto a los zombis. Aficionado al café. Escritor. Aficionado al tocino. Lector amistoso".