Restaurantes: Los españoles renuncian al efectivo por los pagos con tarjeta, pero aún dejan propinas | Economía y Negocios

Eduardo, camarero de Cantalejo en Madrid, con una propina dejada por un cliente.Víctor Sainz

Eduardo y su terminal de tarjetas de crédito se han unido a la moda durante el último año. Antes de que la pandemia de coronavirus arrasara nuestro mundo, el único cliente empujaba plástico en el bar Cantalejo del barrio madrileño de La Latina, donde trabaja como camarero. Pero, como en muchos otros sectores, la crisis sanitaria ha cambiado la forma de consumir de los españoles. Y la gran mayoría de ellos están menos apegados al dinero en estos días. “Ahora siempre llevo conmigo mi máquina de tarjetas de crédito, por lo que no tengo que hacer dos viajes”, dice.

Todo indica que esta nueva tendencia llegó para quedarse. En un principio, la introducción de los pagos con tarjeta pareció amenazar la práctica de las propinas, que en España a menudo consistía en dejar monedas sobrantes del pago del cheque. Sin embargo, la industria dice que los consumidores se han adaptado y solo ha habido una ligera disminución en este gesto discrecional que ha aumentado los salarios de los trabajadores de la industria hotelera. “Se ha vuelto cada vez más común dejar propinas al pagar con tarjeta”, dice Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España -la federación de empresarios del sector de la hostelería- que dice que las propinas han caído solo un 10% en los últimos meses, según una encuesta interna.

Si el 41% de los españoles utilizó tarjeta para pagar habitualmente en 2019, esta cifra subió al 54% en 2020

David Fernández, propietario de la restauradora asturiana Paixariños en Madrid, dice que ocho de cada diez clientes pagan ahora con tarjeta, algo que solo sucedía de vez en cuando antes de la pandemia. Pero no cree que esta nueva tendencia sea la sentencia de muerte para el partido. “Quizás porque hoy en día trabajamos mucho en las mesas de la acera, pero la gente se va más”. Pero agregó que los que solían dejar una propina demasiado pequeña no dejaban nada en absoluto. “Es la excusa perfecta. Nunca traen cambio suelto”, dice. Eduardo, de Cantalius, tiene una opinión similar: “Los pagos con tarjeta han aumentado mucho, pero no vemos que las propinas bajen. Es muy común que pregunten si pueden incluir propinas en los pagos con tarjeta porque piensan que mis gerentes podrían mantener eso.”

READ  Las nuevas empresas de vehículos eléctricos buscan formas económicas de producir en masa

El Banco de España confirma que los pagos se han digitalizado en el contexto de la pandemia. Si el 41% de los españoles utilizó una tarjeta para pagar regularmente en 2019 y pagó el 53% en efectivo, esta cifra se elevó al 54% en 2020 con un 36% aún en efectivo. En el caso del comercio minorista y la hostelería, la disminución de los pagos en efectivo fue mayor; El 70% de los clientes usaron la tarjeta en 2020 y el 69% planea seguir usándola.

David Fernández, propietario de Paixariños en Madrid, liquida el cheque de un cliente con una máquina de tarjetas de crédito.
David Fernández, propietario de Paixariños en Madrid, liquida el cheque de un cliente con una máquina de tarjetas de crédito. Víctor Sainz

El informe de uso de efectivo del banco también revela que la higiene estuvo detrás de solo el 2.5% de la suspensión de uso de efectivo por parte de los residentes durante la pandemia. La gran mayoría se pasó a las tarjetas porque la mitad de los establecimientos en España promovieron el uso de métodos de pago alternativos. La Asociación Española de Bancos (AEB) ha fijado el pasado año el incremento de las ventas de lectores de tarjetas en un 9%.

La digitalización del consumo también ha impulsado las aplicaciones de micropago, como Bizum, que ahora se utilizan habitualmente en la industria de la hostelería porque permite que cada comensal transfiera su parte de la factura a la persona que la pagó sin comisión. En el primer semestre del año Bizum ya registró más transacciones que en todo 2020 y espera llegar a 450 millones en diciembre, frente a los 212 millones del año pasado.

READ  Un problema informático en todo el sistema está provocando importantes retrasos en las aerolíneas en el Aeropuerto Internacional Logan de Boston.

Según Fernando Rodríguez, Jefe de Desarrollo Comercial de Bizum, el siguiente paso de la aplicación es permitir que los clientes paguen por restaurantes y tiendas directamente a través de Bizum. “Nuestra idea es combatir las críticas”, dice.

2% comisiones

Bezoom es propiedad de unos 20 grandes bancos españoles, y su objetivo de deshacerse del efectivo sugiere que son estas empresas las que más se benefician de la digitalización. El tipo medio aplicado en 2020 a cada pago con tarjeta fue del 0,35%, según el Banco de España, un coste acumulado para las empresas de 562 millones de euros.

En el sector de la hostelería, la tasa es mucho más alta, alrededor del 2%, según Miguel Alonso, propietario de La Bodeguita del Arte, frente al Parque del Retiro de Madrid. “El aumento de los pagos con tarjeta es un golpe financiero para mí”, dice. “Parece un porcentaje pequeño, pero si estás pagando 600 euros al día, estamos hablando de más de 4.000 euros al año”.

La pandemia también ha desatado otras tendencias que facilitan el consumo, como el uso de pagos sin contacto, que se ha incrementado un 45% durante la pandemia, según la consultora Gfk. También está ganando terreno en el uso de teléfonos móviles para el pago, que ya es la opción preferida del 12% de los consumidores, según una encuesta de la fintech española Pecunpay.

Quienes trabajan en la hostelería coinciden en que los extranjeros son los mejores porteadores, y la caída del turismo provocada por el brote del virus ha disminuido esta ventaja para el camarero. Pero según Emilio Gallego, la tradición de las propinas lleva años en declive. “Es cierto que las propinas en España son cada vez menos importantes, sobre todo en comparación con otros países”, afirma. “En la actualidad, una propina no es más que una pequeña recompensa, pero no es una parte importante del salario de los empleados”.

READ  Se espera que muchos viajeros partan el 4 de julio con más libertad.

Versión inglesa por Heather Galloway.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *