Compañía cinematográfica española acoge una coproducción

La presencia de España en Cannes este año ofrece testimonio de la evolución de la coproducción, así como de las preocupaciones económicas que impulsan la búsqueda de socios internacionales y las ambiciones de una generación muy cosmopolita de cineastas que lideran la producción cinematográfica artística en España.

Cuatro largometrajes españoles causaron sensación en Cannes este año: la participación de Albert Serra en la competición «Pacifiction»; Rodrigo Soroguín «Las Bestias» en el estreno; Un título clásico fue el de José Luis López Linares «Goya, Carrier y el Fantasma de Buñuel»; Y el concurso quincenal de realizadores «El Agua» de Elena López Riera.

Las cuatro son coproducciones internacionales. También en Cannes, una exposición de la Red de Productores Españoles, apoyada por ICEX Comercio e Inversiones y el Instituto de Cine ICAA, destacará ocho posibles proyectos de coproducción en el extranjero.

La floreciente escena co-profesional de España es una reacción a los desafíos del mercado local. El 29 de abril, la berlinesa «Alcarràs» de Carla Simon, ganadora del Oso de Oro, se convirtió en una película de eventos, registrando una impresionante venta de 60.000 entradas durante su primer fin de semana y acumulando el mejor ingreso promedio de impresión de cualquier estreno español este año. Sin embargo, la mayoría de las películas de autor en España se hunden sin dejar rastro. Así que los cineastas independientes en España necesitan un segundo país para producir películas con cualquier ambición.

dice Alex Lafuente, cofundador de la productora y distribuidora independiente Bteam Pictures.

Otros factores empujan a los cineastas a mirar hacia afuera.

“Llevamos años trabajando para tener proyección internacional, pensando desde el principio en la cooperación internacional”, dice Lafuente. “Esto genera mucho cine español en festivales internacionales y desarrolla la capacidad de sacarlo fuera de nuestras fronteras”.

READ  Mother Tongue estrena la nueva aplicación Celebrity ShoutOut, Cafecito, inspirada en Cameo, Memmo y Kapwing

Además, la nueva generación de cineastas españoles, que son muy cosmopolitas, apasionadamente colaboradores, abiertos al exterior y muchos de los cuales han estudiado en el extranjero, en gran medida no están dispuestos a hacer películas basadas únicamente en un país.

“Necesitamos coproducir para que nuestra película esté en festivales, para que los agentes de ventas y distribuidores internacionales apuesten por llevarla a otros países”, dice Maria Zamora, productora de “Alcarràs”, cofundadora de Elastica Films.

La coproducción puede ayudar a poner en marcha proyectos complejos sobre el terreno. «Me atraen mucho los foros de coproducción. Creo firmemente en la universalidad: estas historias, por muy locales que sean, pueden llegar a muchos lugares», dice Zamora, quien entrevistó al productor de Kino Produzione, Giovanni Bombelli, en TorinoFilmLab. Más tarde pasó a «Alcarràs» como coproductor, lo que permitió que la película se beneficiara de un fondo de coproducción de la minoría italiana.

Los proyectos presentados en talleres internacionales de escritura y desarrollo también generan entusiasmo temprano y permiten a los productores recibir comentarios.

A medida que las audiencias en España pasan cada vez más tiempo con la televisión de alta gama creada por autores, los productores de cine buscan acciones extranjeras para financiar títulos.

El desafío, dijo Pedro Hernández de Aquí y Allí Films en Madrid, es que “es realmente difícil para un coproductor recaudar $315.225 y $525.375 del extranjero para invertir en una película que probablemente se rodará en España”.

El gobierno central y autonómico de España está explorando otro camino.

Con el Fondo de Protección Cinematográfica de ICAA fijado en $102,24 millones para 2022, el Consejo de Ministros de España aprobó en febrero una convocatoria de $16,9 millones para apoyo selectivo a proyectos de producción, con un mínimo del 5% ($844.000) dirigido a coproducciones minoritarias con empresas extranjeras.

READ  La serie insignia de Chicano se ha almacenado durante 50 años en un garaje

En 2020, el Instituto Catalán de las Instituciones Culturales (ICEC) puso en marcha un fondo de coproducción de 1,26 millones de dólares para una minoría cuyos fondos no pueden superar el 60% -con un máximo de 316.200 dólares- de la cuota del productor local. El financiamiento debe garantizarse en un 40% del presupuesto total del proyecto.

Asimismo, la Xunta de Galicia destina parte de un fondo de 2,64 millones de dólares para la coproducción internacional con participación de una minoría española.

La Coordinadora de Cine de las Islas Canarias, Natasha Mora, dijo que las Islas Canarias, además de la ola mundial de cine y televisión con su asombroso incentivo fiscal del 50% para filmar, está «trabajando en la acción» para lanzar un fondo de coproducción minoritario. diverso.

Bteam se benefició del fondo de coproducción catalán por el proyecto «¿Quién Mató a Narciso?» , una coproducción europea y latinoamericana con La Babosa Cine de Paraguay, dirigida por Marcelo Marinisi «Las herederas».

Esos fondos son necesarios. Nos permite sumarnos a proyectos europeos o latinoamericanos donde muchas veces encontramos muchas dificultades para hacer en España, no solo por los requisitos de ciudadanía, sino también por las condiciones de financiación”, comenta Alex Lafuente de Bteam.

“El ICAA ha destinado dinero para subsidios selectivos para poder coproducir películas de teatro, pero es muy limitado”, señala.

Los proyectos destacados también tienen acceso a muchos fondos internacionales, como el Programa de Medios de la Unión Europea, así como Eurimages e Ibermedia.

Mientras tanto, Europa, especialmente Francia, sigue acogiendo a notables autores españoles. Kan enfatiza este punto.

READ  Ariana Debus se sentía insegura porque no hablaba español con fluidez

Solo un ejemplo: Arcadia Motion Pictures, Caballo Films de Sorogoyen y Cronos Entertainment producen «Las bestias» vendida por Latido, con la francesa Le Pacte, socio habitual de Sorogoyen Films, como coproductora.

“Tener un coproductor francés ayuda a posicionar la película en Francia. Si es un socio fuerte, es un valor agregado”, dice Hernández, productor de “Aquí y allá” de Antonio Méndez Esparza, ganadora del primer premio de la Crítica. ‘ Semana en Cannes en 2012. .

“Pero hay jóvenes cineastas españoles que están generando interés fuera del mercado francés”, argumenta.

Un ejemplo: el servicio de transmisión global MUBI seleccionó recientemente América del Norte, el Reino Unido, Irlanda y América Latina, entre otras regiones, en «Alcarràs» de Carla Simon, en un acuerdo alcanzado por el agente de ventas francés MK2 que incluía el estreno en cines de la película. .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.